Salud Sin Mercurio Salud Sin Mercurio Organizacion Mundial de la Salud Salud Sin Daño
Inicio Acerca Problema Noticias y Eventos Miembros Biblioteca Contactenos
 

El Problema: Mercurio en el ambiente

Mercurio en el Sector de la Salud
Dispositivos médicos libres de Mercurio
Precisión
Accesibilidad de costos
Desechos
Historias Exitosas
Políticas Globales
Políticas Regionales
Políticas Nacionales
Políticas Estatales o Provinciales
Políticas de Megalópolis
Hospitales y Sistemas del Cuidado de la Salud

 

El Problema

El Mercurio en el ambiente

El mercurio es un metal pesado que se encuentra en la naturaleza. A temperatura y presión ambientes, es un líquido blanco plateado que se evapora rápidamente.

Cuando se lo libera a la atmósfera puede permanecer en ella hasta un año y puede transportarse y depositarse en cualquier parte del planeta. Es en este entorno en el que se forman los compuestos orgánicos e inorgánicos del mercurio.

Desde los albores de la era industrial, la cantidad total de mercurio que circula por la atmósfera terrestre, así como sus suelos, lagos, ríos y océanos, se ha multiplicado por un factor que oscila entre 2 y 4.2. Este aumento, a su vez, se vio multiplicado por la actividad del hombre quien se dedicó a la extracción del mercurio de fuentes subterráneas a través de la minería y de la explotación de combustibles fósiles.

La exposición humana al mercurio puede provenir de distintas fuentes, como el consumo de pescado rico en metil-mercurio y los derrames o escapes del mismo metal en estado elemental; y la lista continúa.

A nivel mundial, el mercurio es responsable de una serie de efectos adversos significativos tanto para la salud humana como para el ambiente. Los vapores de mercurio, de ser inhalados, pueden causar la muerte. A su vez, puede causar lesiones de absorberse a través de la piel ya sea por exposición directa al líquido o por sus vapores.

Los hospitales, desde Manila hasta Ciudad de México, notifican periódicos y frecuentes casos de rotura de termómetros, exponiendo en forma continua a su personal y a los pacientes al metal. Los vapores de mercurio que se liberan en estos accidentes producen daño pulmonar inmediato y potencialmente fatal en altas dosis. En menores dosis lesionan los riñones y los sistemas nervioso, digestivo, respiratorio e inmunológico.

Es todavía más preocupante el hecho de que la toxicidad causada por el metil-mercurio se puede manifestar a niveles infinitamente bajos. El mercurio se acumula en los sedimentos que se encuentran en lagos, ríos, océanos y otros cursos hídricos, donde se convierte en metil-mercurio, sustancia que se puede acumular en el tejido de los peces.

La contaminación con metil-mercurio tiene alcance mundial con nefastas consecuencias en la salud y en el ambiente. Su presencia es generalizada en océanos y lagos, acumulándose en las especies ictícolas predadoras en la parte superior de la cadena trófica acuática así como en los mariscos en todo el mundo. Los niveles de mercurio en estos peces pueden ser millones de veces más elevados que los niveles en el agua circundante.

El metil-mercurio es especialmente preocupante con relación a los fetos, lactantes y niños porque impide su desarrollo neurológico. Cuando una mujer consume pescados o mariscos que contienen mercurio, éste se acumula en sus tejidos y tarda varios años en excretarse. Si durante este período queda embarazada, su feto estará expuesto al metil-mercurio dentro del útero, lo que puede afectar negativamente el crecimiento de su cerebro y sistema nervioso.
Se ha comprobado en niños expuestos a bajos niveles de metil-mercurio en el útero alteraciones en el pensamiento cognitivo, la memoria, la atención, el lenguaje y las habilidades motrices finas y espacio-visuales.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han identificado estos efectos adversos de la contaminación con mercurio como un grave problema mundial para la salud humana y para el ambiente.

Es por esto que el Consejo de Administración del PNUMA se ha propuesto como meta prioritaria reducir la acumulación de metil-mercurio en todo el mundo.